viernes, 10 de julio de 2009

Londres victoriano


Cuando la Reina Victoria era el centro del mundo

A todo buen sherlockiano le gustaría sumergirse en aquel Londres victoriano, alumbrado por farolas de gas, con callejuelas donde podían suceder - y de hecho sucedían - crímenes espeluznantes y, a la vez, disfrutar de los selectos clubs privados, de la parada delante de Buckingham Palace o visitar aquellos lugares a los que tantas veces hace alusión el buen Doctor Watson.

Pues bien, Juan Benet escribió con todo lujo de detalle y minuciosidad histórica un libro llamado "Londres Victoriano", que se enmarca dentro de la serie "Ciudades en la historia" y que publicó Planeta en su dia. En él, el novelista extraordinario y preciso que es Benet nos lleva de la mano por una ciudad y una época. Conoceremos muchas cosas acerca de Su Majestad Victoria I, Reina de Inglaterra y Emperatriz de la India, conoceremos a los personajes que estuvieron más cerca de su Augusta persona como el Príncipe Alberto, sus otros hijos, sus ministros, etc.

No escapa de la aguda pluma de Benet la situación social del país y los efectos de la revolución industrial, el movimiento de Oxford, la guerra de Crimea o la Primera Exposición Universal. Echaremos una ojeada a los bajos fondos de la City, asistiremos a veladas de boxeo, a partidas de caza, a peleas de gallos o entraremos en los pubs de la época.

También contemplaremos el rigor de la sociedad victoriana aplicado con la máxima severidad en el escandaloso e hipócrita proceso judicial al que se sometió vejatoriamente a Oscar Wilde, porque todo lo que desprende luz tiene también su reverso oscuro.

Sea como fuere, los que aman al Gasligth y a Holmes o, simplemente, a la historia, lean ésta pequeña joya que es más que un libro de viajes. Es el mapa de un paraíso del que fuimos expulsados y al que podemos regresar siempre que queramos gracias a Sherlock Holmes.

Ediciones

Corresponde a Planeta el mérito de haberla publicado, pero me temo que desde 1989, año en el que vió la luz, hasta ahora ha llovido mucho. Existe otra edición más moderna, que no poseo, de la editorial Herce. Es la que ilustra ésta entrada.

Si desean la primera de Planeta prueben en librerías de lance, en internet, en sitios como Todocolección y, si tienen suerte, disfrutarán de lo lindo.

3 comentarios:

ANRO dijo...

El Londres que describe Wilde en "El retrato de Dorian Grey", o los bajos fondos de la ciudad en "Oliver Twist" son ejemplos de esta fascinante ciudad en aquella època.
Londres fue siempre para mí como un imán. El primer día que recalé en ella, decidí que era allí donde quería vivir.
Pero de todas las zonas de Londres la que más he visitado ha sido el East Side. De hecho estuve viviendo por aquella zona algunos meses (en una casa que me prestaron con la condición de cuidar a dos enormes perros, de los que me hice muy amigo). En ocasiones no creas que no tuve miedo, pero me sentía enormemente protegido por aquel par de mastines.
En fin Miquel. Todo este fin de semana lo tengo ocupado con la música. Ya te contaré.
Un abrazote y que pases un buen fin de semana.

Miquel Gim�nez dijo...

Comparto contigo el sentimiento hacia Londres. Hay quien dijo que New York es una mala copia de Londres, porque le faltan la historia y la clase.

Sin entrar en comparaciones, porque ambas ciudades tienen su qué, yo opto por Londres. Conozco un poco el East Side porque - nunca lo entendí - en mi época londinense jamás me llamaron de Palacio ni nada de nada. Pero no le guardo rencor a Elizabeth.

En fin, que es una ciudad única. Que pases un buen fin de semana con la música, una de las cosas más sensatas que aún nos dejan hacer. De momento. Abrazos! ^OO^

小貓咪 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.